NRC

MITOS DERRIBADOS PRONACIÓN

Pronation_M01a.jpg

Olvida (casi) todo lo que te han dicho sobre cómo escoger el calzado de running adecuado.

Pronation_M02.png

Normalmente, cuando vas a una tienda de running a comprar calzado, primero te piden subir a la caminadora y realizar un análisis de marcha rápido para ver lo que hacen tus pies mientras corres. ¿Se doblan hacia dentro solo ligeramente (neutral)? ¿Se doblan hacia dentro más de lo normal (sobrepronación)? ¿O se doblan hacia fuera (supinación)? ¿Y cómo se ven tus arcos? ¿Planos, altos, rígidos o flexibles? El vendedor que te observa usa esa información para "prescribir" un calzado de running que podría "corregir" los problemas de pronación.
"La pronación es un movimiento natural que distribuye la fuerza del impacto cuando pisas, y si tu pronación es normal (o tienes una marcha neutral), el sistema de carga actúa como una banda elástica: tiene un efecto elástico y mejora la eficacia", acota el miembro del Consejo de Rendimiento de Nike Lance Walker, M. Cs., Ft., director de rendimiento mundial en Michael Johnson Performance (MJP).
Entonces, la teoría que respalda el análisis de marcha que se realiza en la tienda, originalmente, sostenía que si eras un sobrepronador (muchos corredores clasifican en esta categoría) o un supinador, un calzado específico podría, en teoría, guiar tus pies de vuelta a un patrón más neutro, alinear mejor los pies con el resto del cuerpo mientras corres y, así, reducir el riesgo de sufrir lesiones en el proceso. El problema con esta práctica es que el calzado no cambia los patrones de pronación de modo automático (frecuentemente, también se necesitan ejercicios adicionales de movilidad y fortalecimiento del pie), por lo que usar dicha información por sí sola para determinar el estilo que seleccionas no siempre es preciso. Además, cada corredor tiene su propia pisada.
"El mejor indicador para mantener una buena salud como corredor es elegir un calzado que sea cómodo; no uno que esté prescrito específicamente para ti, pero que sea incómodo", señala Walker. "Actualmente, la ciencia lo avala. Si olvidas lo subjetivo (lo que se siente bien), podrían provocarse más problemas". En otras palabras, deberías elegir según la preferencia en lugar de la prescripción. Siempre.
"Finalmente, si un experto analizara la biomecánica completa de tu cuerpo y llegara a toda la cadena cinética mientras corres a diferentes velocidades con diversos calzados, y pudiera decirte cuál calzado (cómodo) te hace correr de manera más eficaz en general, esto sería increíble", agrega Walker. Pero mirar solo el arco o los patrones de pronación no da una idea completa.
Ahora sabemos que descubrir una pieza de un rompecabezas gigante y prescribir una solución para eso no es una ciencia exacta. Cuando eliges amortiguación adicional en lugar de estabilidad o flexibilidad en un calzado, tienes que considerar muchas variables (si tus pies son flexibles o rígidos, si corres 16 o 97 kilómetros por semana, si eres propenso a sufrir lesiones o no, entre otras) y esa información varía según la persona. Así que también puedes probar el que te parezca que se ajusta bien y se siente mejor en primer lugar (según tu preferencia personal). Ve cómo te va y luego continúa.

Pronation_M02.png

RESUMEN RÁPIDO
La pronación (cuando el pie se dobla ligeramente hacia dentro en el momento de tocar el suelo) es un movimiento natural que distribuye la fuerza del impacto cuando pisas. Si tu pronación es normal, tienes una marcha neutral.
La sobrepronación ocurre cuando el pie se dobla hacia dentro más de lo normal; la supinación se produce cuando el pie se dobla ligeramente hacia fuera en el momento de pisar.
Para obtener mejores resultados, usa la información que tienes sobre ti mismo como corredor para seleccionar un calzado según tu preferencia o el que se sienta más cómodo mientras corres, en lugar de seguir una prescripción.

SIGUE A NIKE RUNNING