NRC

Plantar_D04a.png

Esta lesión es común entre los corredores, y sus posibles causas son habituales, pero hay algunas maneras de evitarlas.

Plantar_M02.png

Si alguna vez has tenido fascitis plantar, sabes que es algo que no le desearías a nadie más. Cuando la fascia plantar, una banda resistente de tejido que se encuentra en la mitad del pie y soporta el arco, se inflama o se estira demasiado, produce un dolor punzante en toda la parte inferior del pie, desde el talón hasta la punta. A menudo, es más doloroso durante los primeros pasos después de levantarse en la mañana. Y, lamentablemente para nosotros, esta lesión es muy común entre los corredores.
"Los factores de riesgo de la fascitis plantar son muchos", señala el miembro del Consejo de Rendimiento de Nike Lance Walker, M. Cs., Ft., director mundial de rendimiento en Michael Johnson Performance (MJP). "Entre estos factores, se puede incluir el sobrepeso, la disminución de la movilidad, la estabilidad o la flexibilidad del cuello hacia abajo, el desequilibrio neuromuscular y patrones de activación irregulares de los glúteos, entre otros". Si estás corriendo y tienes alguno de estos problemas, el impacto repetitivo podría llegar hasta la cadena cinética completa, provocar tensión en la fascia plantar y, finalmente, transformarse en una lesión por sobrecarga.
Dado que las causas son tan diversas, la mejor opción para evitar la fascitis plantar (o cualquier lesión, en verdad) es convertirse en un corredor (y atleta) más fuerte, equilibrado, flexible y eficiente en general. Y es probable que lo que eso significa para ti sea distinto de lo que significa para tus otros amigos de running.
Una buena manera de empezar es analizar tu propia forma natural de correr y tratar directamente cualquier problema que te esté provocando. "El impacto del talón a altas velocidades, por ejemplo, podría ponerte en riesgo de sufrir distensiones de los músculos isquiotibiales, disminuir tu velocidad y provocar problemas en la absorción de impactos. Esto se debe a que el talón se conecta con el suelo delante del cuerpo, mientras la espinilla va en la dirección opuesta", agrega Walker. En cambio, apoyarte en la parte media del pie podría minimizar el impacto, pero también necesitarás entrenar fuera de las calles (en el gimnasio y con ejercicios que no impliquen correr) para fortalecer las caderas, estabilizar la pelvis, fortalecer y movilizar los tobillos, y estabilizar los arcos. Ajusta la postura para que des pasos con los pies bajo las caderas y para que tengas una inclinación ligeramente hacia delante, puesto que tu pisada podría reducir el riesgo de tener problemas desde la cabeza a los pies.
Otra forma de minimizar el impacto repetitivo que el running tiene en el cuerpo y, de este modo, poder reducir el riesgo de sufrir una lesión (incluida la fascitis plantar) es combinar los tipos de entrenamientos y el calzado que usas mientras los realizas, regularmente. Cada carrera debe tener un propósito, ya sea desarrollar la fuerza, velocidad o resistencia. Y, asimismo, cada calzado tiene un propósito. En Nike, el calzado "Run Long" proporciona amortiguación adicional para mejorar la absorción de impactos y suavizar los aterrizajes para las articulaciones cuando estás llegando hasta el final. El calzado "Run Fast" brinda una mayor pisada en la parte media del pie de una forma natural, lo que puede reducir el impacto y volverte más eficiente. Y el calzado "Run Strong" está diseñado para fortalecer los pies mientras das pasos. Combinar estos estilos con los entrenamientos adecuados podría prepararte para tener más éxito durante todo el entrenamiento.

Plantar_M02.png

RESUMEN RÁPIDO
La fascitis plantar es una lesión que ocurre cuando la fascia plantar, una banda resistente de tejido que se encuentra en la mitad del pie y soporta el arco, se inflama o se estira demasiado.
El problema es doloroso y puede ser provocado por una variedad de factores de riesgo, como disminución de la movilidad, la estabilidad o la flexibilidad.
Convertirse en un corredor más fuerte, equilibrado y flexible podría evitar la fascitis plantar (y otras lesiones).
Cambiar el tipo de calzado que usas en los distintos entrenamientos también puede ser beneficioso para ti. El calzado "Run Long" proporciona amortiguación adicional para mejorar la absorción de impactos y suavizar los aterrizajes para las articulaciones cuando estás llegando hasta el final. El calzado "Run Fast" brinda mayor pisada en la parte media del pie de una forma natural, lo que puede reducir el impacto y hacer tu pisada más eficaz. Y el calzado "Run Strong" está diseñado para fortalecer los pies mientras das pasos.

SIGUE A NIKE RUNNING