READY SET GO

EVG_Header_NRC_v02_M01.jpg
NikeDigital_RN_RSG_Feature_FindingForm_P1.jpg
SU16_RN_White.jpg

Ahora ya has afrontado diferentes tipos de carrera. Ha llegado el momento de que empieces a plantearte cómo influye tu postura en tu experiencia de running. MANTENTE ERGUIDO, NO EN TENSIÓN Los corredores tienden a mantener la tensión en la parte superior del cuerpo. Mantén la cabeza alta, la mirada al frente (pero ten cuidado con lo que pueda haber en el suelo, como raíces de árboles), deja que tus brazos se muevan con naturalidad y no contraigas los hombros ni aprietes los puños. CORRER CON UNA POSTURA RELAJADA PERMITE CORRER MÁS RÁPIDO Mantener la cara, el cuello y los hombros relajados te evitará quemar energía que necesitarás para terminar con fuerza. Correr con una postura relajada permite correr más rápido. PERO NO TE RELAJES DEMASIADO… Lo que quieres es que tu pisada sea constante y eficiente. Encuentra el equilibrio perfecto. LO MÁS IMPORTANTE: NO TIENES QUE CAMBIAR TU FORMA FÍSICA PARA SER MÁS RÁPIDO Tu cuerpo es único. Precisamente por eso, tendrás una pisada propia de forma natural. Domínala. Aunque hay algunos consejos generales, tu forma física será más eficiente a medida que vayas corriendo y fortaleciéndote.